¿Se Podrá erradicar el Dengue?

Una nueva forma de controlar el dengue, una enfermedad que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afectaría a más de 50 millones de personas cada año, parece estar dando resultados positivos, a tenor de dos investigaciones que se publican en Nature. Los dos nuevos estudios revelan el éxito de los ensayos de control biológico con poblaciones salvajes de Aedes aegypti, el mosquito que transmite el virus del dengue. Los trabajos suponen un nuevo enfoque para reducir su infección en el mundo.

El equipo del programa para la erradicación del dengue (Eliminate Dengue Project) consiguió introducir la Wolbachia, una bacteria que reduce la sensibilidad del mosquito al virus del dengue, en poblaciones salvajes del insecto. «Se trata de la primera liberación intencional de mosquitos infectados por la bacteria Wolbachia en la naturaleza para reemplazar a una población de insectos existente», explican los autores, que afirman que si estos resultados son repetibles, «existe la posibilidad de que se produzcan reducciones drásticas en la incidencia de virus del dengue».
Estos resultados son el trabajo del programa para la erradicación del dengue, dirigido por Scott O’Neill, de la Universidad de Monash (Australia), en el que colaboran institutos de investigación de Australia, Vietnam, Tailandia, EE UU y Brasil.
Para Michael Turelli, de la Universidad de California UC Davis (EE.UU.), y Ary Hoffmann, de la Universidad de Melbourne (Australia), los resultados demuestran que «se podrían transformar las poblaciones de mosquitos en los próximos meses».
Modelo matemático
Turelli y Hoffmann describieron por primera vez lo que ocurría con la propagación de la Wolbachia en la mosca Drosophila en 1991. Posteriormente, se diseño un modelo matemático que sentó las bases para diseñar una estrategia de control para el dengue. «En esos momentos ninguno de nosotros pensábamos que estas investigaciones podrían contribuir a la mejora de la salud del hombre. Y, desde luego, no pensábamos en proyecto como el de la erradicación del dengue», dice Turreli.

Los métodos de control actuales, basados en el uso de insecticidas, no consiguen detener este problema de salud mundial. Sin embargo, «los métodos que utilizan la Wolbachia son fáciles de usar y podrían ser la clave de un nuevo enfoque sostenible para controlar el dengue, que debería adaptarse a las grandes ciudades del mundo desarrollado, en las que las medidas de control convencionales han resultado poco efectivas y costosas. El método también debería ser compatible con las vacunas cuando se empiecen a utilizar», afirma O’Neill.
Trabajo de campo
Hasta ahora, los experimentos realizados durante años demostraron que se podía introducir la Wolbachia en el mosquito en el laboratorio, sin embargo, los artículos publicados describen además la exitosa introducción de la misma cepa de Wolbachia en poblaciones salvajes de mosquito de Australia.

En enero de este año, los investigadores liberaron mosquitos portadores de la Wolbachia en Yorkeys Knob y Gordonvale, dos zonas de las afueras de Cairns, en Queensland (Australia). En tres meses, la Wolbachia había invadido completamente las poblaciones locales de mosquitos.

«El ensayo de campo implicaba liberar mosquitos con Wolbachia cada semana durante más de dos meses. Cinco semanas después de haber liberado a los mosquitos, se calculó que el 100% de los mosquitos de Yorkeys Knob y el 90% de los de Gordonvale portaban la Wolbachia. Fue un gran día», señala O’Neill.

Los autores prevén realizar más ensayos cuando el tiempo sea más húmedo, a fin de analizar si la Wolbachia se extiende a zonas menos controladas que las primeras en que se realizó el ensayo. Tras el éxito, se está intentando conseguir autorización legal para realizar ensayos en Tailandia, Vietnam, Brasil e Indonesia que determinen directamente la eficacia del método a la hora de reducir la incidencia de dengue en las poblaciones humanas.